Blog,  Cartas Abiertas,  Más acerca de mi

Carta a Francia

Cuando conté que te iba a conocer solo escuché buenos comentarios. Hubo consenso absoluto, todos me dijeron que me iba a encantar. Son tantas personas que sueñan con volver a verte que me decían como un susurro al oído ¡no te arrepentirás!
Aunque ya te conocía, cuando soñaba despierta al verte por primera vez quede abrumada al ver tanta belleza,  después de un largo viaje en avión ver tu ícono como una estrella me dejó sin palabras. Comencé conociendote en Niza, qué mejor ciudad para comenzar que la costa azul, poco a poco fui descubriéndote, tus calles, plazas, gente, comida, y al caminar por los callejones sabía que había estado antes ahí; en mis sueños. Pude ver de qué estabas hecha cuando pude visitar París, vi tu esencia, estando ahí pude entender lo que significa la perfección, todo está en el lugar indicado. Solo hay elegancia.
Eres inspiración pura, todo artista quiere conocerte porque sabe que eres una fuente inagotable, has sido importante a lo largo del tiempo, en diferentes épocas, te mantienes rígida pero flexible al mismo tiempo, ojalá  me vuelva a encontrar contigo. Me despido de ti mi quería Francia, seguiremos viéndonos en mis sueños.
Me inspire a escribir esta carta al primer país que visité cuando leí la carta que le hizo Aniko Villalba a Praga, disponible en el siguiente enlace:  https://viajandoporahi.com/querida-praga-carta-abierta-a-una-ciudad/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *