Cosas que cambian cuando vives en otro país.

Amo viajar porque siento que me da una mirada distinta, cuando vives en otro país tu mirada hacia la vida cambia y poco a poco te vas transformando sin darte cuenta.

Si miras hacia atrás, después de un tiempo de haberte mudado, seguro sentirás un sentimiento de nostalgia y felicidad, es que al mirar hacia nuestro andar y camino recorrido puede que nos demos cuenta que, aunque fue una decisión difícil, con muchos cambios y que tuvimos que dejar mucho, también nos da felicidad y una alegría muy adentro porque, gracias a esas experiencias y decisiones crecimos y mejoramos muchos aspectos de nuestra vida.

Es que, al vivir en otro país te enfrentas a nuevos retos, descubres en ti facetas que desconocías, te sorprendes y te dejas sorprender por el mundo. Aprendes y amplías tu mirada. Desaprendes y, creces en humildad. Evolucionas. Si alguna vez has vivido durante una temporada lejos de casa, seguro que te sientes identificado con estas 10 cosas que cambian cuando vives en otro país.

  • No estarás en tu zona de confort: Vivir en otro lugar te cambiara de escenario, nuevas tradiciones, la rutina jamás será la misma, nuevas personas, improvisar será tu herramienta más usada y a raíz de todo eso tendrás una montaña rusa de emociones, tendrás que actuar diferente o aprender cómo moverte en el nuevo lugar, pasara un buen tiempo para sentirte cómodo del todo.
  • Aumentará tu confianza: Cuando pasas ese periodo de adaptación, y ya te sientes mas parte del lugar donde estas y puedes reconocer muchas cosas, es decir, poco a poco te has sumergido en la nueva cultura, te sientes más libre, y esto hace que aumente tu confianza porque sabes que lo lograste, con tus lecciones difíciles pero, lo hiciste, así que es un punto a tu autoestima.

    Cosas que cambian cuando vives en otro país.

    Sello mundi

  • Dejaras de hablar un idioma en concreto: Poco a poco iras incluyendo palabras, frases y expresiones a tu vocabulario que no decías, o que simplemente desconocías y seguro pensaras como se diría en tu país y en el que estas ahora, eso es normal en el proceso de adaptación y está en ti hacerlo o no, consiente o inconscientemente.
  • Aprendes a despedirte: Es duro estar lejos de familiares y amigos pero con el tiempo el estar lejos te ayudara a despedirte sin desgarrarte de dolor, poco a poco aprendes que todo tiene un tiempo y paralelamente valoras más cada experiencia vivida.
  • Vives con dos de todo: Los que vivimos en otro país tenemos como doble identidad, no queremos dejar a un lado nuestras raíces y estamos paralelamente haciendo cosas nuevas, pero al emigrar tenemos dos números de teléfono, dos cuentas bancarias, dos direcciones, dos idiomas y demás.
  • Aprendes a mirar a los ojos: Vivir en otro país, como viajar, te enseña que lo “normal” para ti no lo es para el resto del mundo. Cuando te sumerges en otra cultura y en otra sociedad, tu concepto de normalidad se resquebraja. Aprendes que hay otras formas de hacer las cosas y, al cabo de un tiempo, tú también adoptas aquella costumbre antes impensable. También te conoces mejor a ti mismo, porque descubres cuáles son las cosas en las que de verdad crees y cuáles, en cambio, son aprendidas.

    Cosas que cambian cuando vives en otro país.

    Sello mundi

  • Aprendes a ser paciente y pedir ayuda: En otro país, la tarea más sencilla puede convertirse en un reto. Tramitar papeles, encontrar la palabra adecuada, saber qué autobús tomar. Siempre hay momentos de desesperación, pero pronto te armas con más paciencia de la que nunca tuviste, y aceptas que pedir ayuda (en el autobús, en la calle, a tus conocidos) no solo es inevitable, sino muy sano.
  • Valoras cada detalle: Aprendes que la vida es importante y que los detalles son los que adornan todo, así que valoras los momentos más simples, te vuelves humilde y sencillo y valoras la sonrisa y las buenas intenciones.
  • El hogar cabe en una maleta: Desde el momento en el que tu vida cabe en una maleta (o, si tienes suerte con tu aerolínea, en dos), lo que entendías por hogar deja de existir. Casi todo lo que puedes tocar con las manos es reemplazable; viajes adonde viajes, acumularás nueva ropa, nuevos libros, nuevas tazas. Pero llegará el día en el que, en tu nueva ciudad, te invada la sensación de estar en casa. El hogar es quien te acompaña, quien dejas atrás, son las calles donde transcurre tu vida. El hogar también son los objetos al azar que pueblan tu nuevo piso, aquellos de los que te desprenderás sin remordimientos cuando llegue el momento de marcharte. El hogar son los recuerdos, las conversaciones en la distancia con familia y amigos, un puñado de fotografías. Home is where the heart is.
  • Jamás serás el mismo: Cuando miras hacia atrás y ves tu recorrido desde tu presente te das cuenta que solo ha sido un recorrido y que desde ese punto será difícil volver al yo del pasado y es cuando podrás ver que eres tu transformado y que cada experiencia ha sumado, jamás serás el mismo porque, el vivir en otro país ha cambiado tu vida y las nuevas experiencias que tengas las pasaras por el filtro de tus experiencias.

    Cosas que cambian cuando vives en otro país.

    Sello mundi

Anuncios

2 comentarios en “Cosas que cambian cuando vives en otro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s