Estas indeciso con emigrar, tal vez estas palabras aclaren tu mente.

Emigrar no es una cuestión que debe tomarse a la ligera. Piensa un poco al respecto y te darás cuenta que no es una decisión fácil, así que internaliza seriamente y toma cartas en el asunto.

Todos sabemos que nuestro país esta fracturado, que la sociedad venezolana –desde el gobierno hasta la persona que barre las calles– poco a poco a perdido más de lo que ha ganado. La delincuencia, el alto costo de la vida, la híper-mega inflación que vivimos, la basura, los fallos en lo más básico como el agua, la electricidad y el gas nos amargan constantemente la existencia, y de hecho, esos factores son los más influyentes para dejar nuestra patria en busca del sueño americano, sea o no en los Estados Unidos de Norteamérica.

Aunque hay que reconocer que un porcentaje de las personas que han dejado Venezuela atrás lo hacen con otra mentalidad y finalidad, como su crecimiento personal y profesional, enfocándose en seguir estudiando y ampliando sus conocimientos académicos.

Pero, sea cual sea la situación en la que te encuentres, piensa bien antes de tomar ese gran salto. Ojo, con esto no quiero decirte que te quedes, tampoco espero convencerte o algo parecido, simplemente quiero lograr que pienses bien tu decisión –si es que ya la tomaste–.

La migración es un fenómeno que ha existido desde que el mundo es mundo, y desde que las sociedades –o ciertos integrantes de éstas– han sentido que su terruño no les garantiza las condiciones necesarias para vivir plenamente. También es cierto que en estos últimos 20 años muchos venezolanos han decidido migrar y comenzar de cero en otras latitudes pero, ¿estas realmente dispuesto a dejar todo atrás para sentirte “bien”?

Te repito no es fácil tomar esa decisión. Pero por favor no lo hagas pensando que llegaras a un país que te dará todo porque estarías completamente equivocado. Muchos de los países predilectos por los venezolanos (principalmente en américa latina) no están del todo bien, sufren y tienen vivencias similares a la nuestra, claro está, su condición económica les permite mirar hacia adelante con mayos esperanza pero recuerda que no estarás en Venezuela.

Diseño sin título (13)

Lamentablemente la distorsión económica de nuestro país se prestó para que muchos compatriotas crean fielmente que un dólar equivale a 2.500.000 bs, y muchos creen que llegaran a su nuevo país y podrán hacer y deshacer porque están ganando –en dólares– el valor de su trabajo y esfuerzo pero, los gastos son también equitativos a esa moneda.

Vender una casa, un carro o simplemente todo lo que tienes para poder comprar un pasaje de avión o bus, o para comprar dólares para tu viaje y llegar prácticamente con una mano adelante y la otra atrás no me parece idóneo. Primero instrúyete bien, habla con tus compañeros, amigos, conocidos que salieron del país y pregúntales cómo les va, el costo de la vida, que han logrado adquirir –una casa, un carro, un apartamento–.

Si lo consiguieron, te digo, da el gran paso y aventúrate. Pero si esos allegados tienen tiempo fuera y no han podido comprar por sus propios medios algo de valor como lo que tenían acá tengo que repetir, piénsatelo.

Sabemos que vivir actualmente en Venezuela no es fácil, el día a día es demasiado estresante y el sentimiento de impotencia es constante, pero estas en tu tierra, con tu gente (la que queda) y si estas mal seguramente conseguirás ayuda fácilmente. No es que en otro país no te pueda pasar, pero será distinto.

Y por sobre todas las cosas, no dejes tu país por ser otro más que se fue, no te lo tomes como una moda, o porque tus amigos se fueron, etc., he conocido muchas personas que deciden emigrar por esas razones y lo han hecho, y se topan con una realidad que no logran soportar. Abandonan todo en su destrozado país para ir a un lugar por el simple hecho de reencontrarse con amigos, compañeros, etc., pretendiendo que será igual y no lo es, porque esos compañeros están allá dándolo todo para vivir, para alcanzar algo.

Piénsalo, piénsalo muy bien, y tal vez llegues a la conclusión que partir no es lo tuyo, y si lo es, ten presente que serás extranjero, así que trabaja duro, se humilde y no pretendas que te abran los brazos de buenas a primera.

Fuerza, fe, trabajo y convicción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s