Estudiante de ingles en Irlanda.

Siempre dije que si iba a estudiar inglés sería en Irlanda, su paisaje, misticismo y que quedara en Europa era muy atractivo para mí. Cuando decidí estudiar inglés las circunstancias me llevaron a Malta pero al poco tiempo me quise cambiar de lugar, teniendo como único destino Irlanda. Llegue en octubre, mi mes de cumpleaños, así que fue el mejor regalo que pude tener ya que me mudaba a un país tan significativo para mí.

Desde que llegue al aeropuerto recibí ayuda, mi inglés era muy básico y se me hacía muy difícil comunicarme, pero alguien al verme pérdida me ayudó a darle la dirección de mi escuela al taxi.

Estando ahí me dieron la bienvenida y la dirección de mi casa. Me estaban esperando con una cena tradicional, una comida llena de risas y experiencias, viviría en una habitación compartida con una chica suiza, aunque era pequeña era una habitación muy linda y cómoda.

Sentí personas transparentes y honestas, aunque no me gustó para nada la comida, no me importó, me sentía feliz, sentía que estaba en el lugar y con las personas indicadas.

Irlanda fue más que un regalo, poco a poco fui queriendo su idioma y su manera de pensar que eran muy especial para mí. Tuve que afinar el oído, mis compañeros eran menores que yo, mi profesor resultó ser un extra de la película Corazón Valiente y una de mis profesoras de comunicación le dio clases al hijo de Bono de U2, la ciudad me parecía muy movida y hermosa, y para mí –que venía de una ciudad pequeña– aquello era una metrópolis.

Saber que Bono cantaba en las calles más conocidas de Dublín me hacía pensar y reflexionar mucho.

Tuve muchos compañeros de habitación durante esos 6 meses, Corea del Norte, Rusia, Suiza, Japón, y Francia, todas mujeres de diferentes edades, muy amigables y receptivas, mi familia la adore –una pareja con dos hijas de 20 y 22 años súper cariñosos y atentos–. El señor era un aficionado al fútbol y la señora una ama de casa muy entregada.

A pesar de que me costaba algo de tiempo llegar mi escuela nunca quise cambiarme. Poco a poco me fui acostumbrando al frío, para mí la ropa de invierno es muy elegante y no me molesta usarla. Me costó un poco acostumbrarme su comida, todo me sabía a caja o químico, por lo que preferí comprar y prepararla, pero como no podía cocinar, no podía hacerlo, además con ello me ahorraría un dinero extra.

Nevó antes de tiempo, en noviembre, y recuerdo que todo colapso, un día me tocó caminar unos 20 minutos porque los buses no hacían todo el recorrido completo. Irlanda tiene mucha población joven a diferencia de otros países europeos y eso le da vida a todo, sean días de invierno o verano. Tiene un clima algo inestable, un día hizo unos 16 grados, los irlandeses estaban en las calles en sandalias, shorts y camisetas, salí porque quería sentir el sol, no estaba tan descubierta cómo los ellos pero apenas baje del bus comenzó a caer granizo y llover por horas, así es Irlanda: poco predecible.

Para mí era muy costoso salir de rumba, así que desde que llegue comencé a ahorrar y no salía los fines de semana. Me la pasaba buscando vuelos baratos para los lugares que quería visitar y así comencé a viajar por Europa, está vez en avión: fui a Alemania, España, Holanda, Bélgica, Irlanda del norte, Italia y demás. No pude ir a Inglaterra, pero tuve la oportunidad de recorrer y conocer muchos lugares hermosos.

Estudiar inglés era el paso siguiente para mi formación, era una herramienta que era más que lógico que debía aprender, aunque no era un idioma que me atraía pues me animé a aprenderlo. Llegue al país celta buscando la mejor opción para mí después de pensar que Malta no era el lugar correcto. Gracias a la amabilidad y buena vibra de los irlandeses y sentir que estaba en el momento correcto con las personas correctas comencé a amar y querer el inglés, comencé a conocerme o sentirme segura y gracias a eso me atrevía a hablar inglés así me equivocara.

Me enamore de su simplicidad era como si no tuvieran complicaciones. Dicen que cuando ya sabes un idioma es más fácil aprender el siguiente, tal vez es cierto o algo de eso me pasó, poco a poco me fui interesando en él, y no era desagradable o no sentía que debía hacer demasiado esfuerzo por practicarlo. Podía hablarlo sin pensar en que estaba mejor hacerlo en español. Era bien vista y mi esfuerzo valía la pena! Supe que el lenguaje escrito u oral era excitante para mí , pues era como indagar en la mente y pensamientos de las personas, aprende idiomas se volvió una manera de cultivar mi memoria y expandirme pudiendo ver cómo gracias a un idioma alguien puede tener su estructura mental y de acuerdo a eso actuar.

Anuncios

4 comentarios en “Estudiante de ingles en Irlanda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s