Carta abierta a un oficial de migración.

Viajeros por turismo, negocios o por estudios. Todos –sea cual sea el motivo que nos impulsó– íbamos a gastar nuestro dinero y ahorros en países lejanos, en muchos de ellos nos han cerrado las puertas y tratado de ladrones y de poca cosa. Regresábamos a nuestro país con kilos de más y maletas llenas de orgullo porque habíamos visitado otros países, sin que pasara nunca por nuestra mente que, un día regresaríamos con intenciones de vivir allí.

Ahora que viajamos de nuevo, no solo llevamos el dolor y sufrimiento de tener que dejar nuestra tierra, amigos y familiares, el hogar que nos vio crecer y que queríamos al envejecer.

Llegamos con maletas cargadas de sueños y esperanzas después de despedir con lágrimas en los ojos ciertos lugares y personas que amamos y que, al llegar al país anhelado, sintiéndonos bien porque lo conseguimos, sintamos una cachetada en la cara cuando un oficial de migración, al ver el país de donde eres, grite de manera despectiva: Otro que viene a quedarse! Como se puede sentir alguien que después de viajar a gastar su dinero en tierras lejanas es tratado de manera denigrante al querer entrar de nuevo?

La deportación es el mayor miedo de todo el que viaja, sea con intensiones quedarse o no, pero sentirse humillado más que cuando por las personas (o los oficiales) del destino final no es un experiencia que se borre fácilmente.

Que más degradación puede pasar un pueblo que no se le respeta la vida, que es controlado con comida y poder, que no puede lograr nada sino intentar sobrevivir, que es tratado como animal, que ha sido obligado a resignarse con lo que hay, con temor a que te maten o hagan daño porque, simplemente cometiste el error de caminar alegre sin preocuparte de las malas intenciones y acciones de delincuentes.

Te pregunto a ti oficial de migración: Es necesario que me digas y me recuerdes más de lo que día a día miro en el espejo de mi vida y de mi pueblo? No es necesario que me muestres el dolor que ya tengo en mi corazón, no hagas más, haz menos.

No vengo a robar, quiero aportar. Si vivieras mi situación de seguro llorarías y me abrazarías y tus palabras serian: cuanto lo siento. Mírame bien y recuérdate de mi cara porque seguro veras que haré cosas importantes por tu país. Sigue haciendo tu labor sin vaciar tu resentir, pues en mi sacaste una fuerza inimaginable para seguir tras lo que quiero y, tú en las noches de luna donde, a veces los recuerdos son puñal, tal vez, te acuerdes de mí.

Dedicado a todos deportados venezolanos.

1463099548_787208_1463099858_noticia_normal

Anuncios

3 comentarios en “Carta abierta a un oficial de migración.

  1. manoloprofe dijo:

    Vuelvo a decir que la burocracia estúpida, es igual en todas partes. Es peor cuando esta burocracia lleva un arma, un grado y “obedece órdenes”. No piensan, porque si pensaran dejarían de ser burócratas o “puestócratas” indolentes. El que estén en todas solo confirma que “mal de muchos, consuelo de tontos”…, de imbéciles, diría yo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s