Un ingeniero de sistemas en México.

Frank Cruz –oriundo de la ciudad de Mérida, Venezuela– tenía poco tiempo graduado de Ingeniero de Sistemas en la Universidad de los Andes de la capital merideña cuando tuvo morochos o mellizos, se casó y con su nueva familia se mudó a Yaracuy donde comenzó a trabajar como vendedor de zapatos por Internet.

No le iba mal, el negocio cada vez crecía más pero, debido a algunos eventos desagradables que le tocó vivir, como la persecución en una autopista por parte de los amigos de lo ajeno para robarle el carro y el robo en su casa, fueron sin duda situaciones que perturbaron a Frank, quien posó su mirada fuera de Venezuela, para garantizarle a su familia –y a él mismo– la tranquilidad y la estabilidad que tanto buscaba.

La opción o el país que rondaba la mente del joven padre era México, su suegra vivía ahí desde hace varios años y estaba algo estable. Antes de emprender el viaje, él y su familia trabajaron fuertemente para ahorrar el dinero necesario, de esa manera conseguirían preparar su partida, lograron reunir algo de dinero; su suegra los ayudo con los boletos aéreos de toda la familia –los 4– pero, un mes antes de viajar le robaron cada dólar ahorrado, a pesar del trago amargo Frank consiguió su cometido, se despidió de sus familiares y amigos y continuo con la idea de emigrar.

Se suponía que viajarían el 29 de marzo de 2017 pero, cuando llegaron al aeropuerto no lo pudieron hacer, debido a que la aerolínea no los quiso documentar –después supo que los vuelos fueron sobre-vendidos y como el vuelo estaba completo dejaron a ciertas personas por fuera, entre los que se encontraban ellos–, lo cierto es que, tuvieron que pagar una multa y consiguieron viajar al día siguiente. Hicieron escala en Bogotá y Ciudad de México, su destino final era Tijuana.

En Tijuana los esperaban su suegra y cuñado. Desde que llegaron vivieron en un apartamento alquilado, enseguida buscó trabajo, logrando conseguir uno como vendedor de bolsas plásticas. Eventualmente trabajaba como técnico arreglando computadoras o haciendo instalaciones de equipos para una empresa mexicana, no ganaba muy bien y estaba pensando probar suerte en otro lugar cuando su suegra tuvo una oferta de trabajo en la capital, esto lo motivó a comenzar los preparativos para mudarse de nuevo.

Después de estar 5 meses en Tijuana viajaron a Ciudad de México, lo que significaba un nuevo comienzo, alquilaron una casa y desde entonces viven ahí. Al estar en la capital –él y su familia– comenzaron a hacer el papeleo para optar a ser refugiados. Volvió la búsqueda de trabajo, después de un mes buscando lo consiguió, esta vez como Ingeniero de Sistemas (su profesión) en una empresa nacional en la que se siente muy feliz, gracias a su equipo de trabajo se ha sentido integrado tanto en la compañía como fuera de ella, ya que para él era una cultura nueva.

Desde que salió no ha podido regresar a Venezuela y no cree poder hacerlo pronto, extraña mucho a sus padres y demás familiares, pero cada vez que puede se mantiene en contacto con ellos gracias a las vídeo llamadas. Frank ha intentado sumergirse en la cultura mexicana y ya no es ningún problema comer chile en cada comida, el que más le gusta es el chipotle, nos recomienda comerlo, es un chile no tan picante con sabor ahumado muy peculiar, su plato preferido son los tacos al pastor y las enchiladas. Para él los mexicanos son personas muy amables y educadas, y se la ha llevado de lo mejor con ellos.IMG_3481

Le ha costado un poco manejar en esta metrópolis, no es fácil relajarse con tanto tráfico en esta ciudad tan grande. Actualmente su vida es algo rutinaria, se despierta muy temprano para atravesar la ciudad e ir a su trabajo y regresa muy tarde, los fines de semana intenta compartir con su familia y amigos.

Por ahora sus planes son permanecer en México y cada vez estar más estable, quiere hacer todo lo posible para que sus hijos comiencen el preescolar lo antes posible y poder ahorrar dinero para ir de vacaciones a algún lugar. Actualmente tiene su visa humanitaria y eso le permitirá poder arreglar su estatus migratorio.

IMG_0929

Compró un carro para tener ingresos extras como uber (que es algo similar a un taxi), pero aún no ha podido hacerlo. En sus ratos libres comparte con su esposa e hijos, intenta conocer nuevos lugares y salir con sus compañeros de trabajo.

Cuando pueda visitar de nuevo Venezuela seguro que se comerá una cachapa, una empanada, una arepa y se tomará una malta, además de ir a las hermosas playas que tanto le gusta, recordemos que es de Mérida, y andino que se respete adora la playa.

IMG_0864

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s