Un viaje para quedarse.

Raúl Guerrero, joven de 24 años de edad Caraqueño, pero la Ciudad de San Felipe en  Yaracuy era su hogar desde muy pequeño, estaba viviendo con dos amigas alquilado, ellas tenían planes de irse a vivir a Argentina, aunque él era encargado de una pizzería en la ciudad donde creció y tenía varios años en ese trabajo y estaba estudiando Contaduría Pública, se sentía estancado, limitado por la situación económica  de su país (Venezuela). Así que se animó y decidió ahorrar al máximo, vender cada cosa de valor que tenia para poder comprar el boleto para Argentina, en definitiva un viaje para quedarse y de esta forma poder llegar a ese nuevo país con algo de dinero extra.

Aunado a, la situación vivida en él país  y los sueños que pasaban por la mente de Raúl salió por primera vez de Venezuela el 19 de diciembre 2016, dejando a su hija con su madre, padres, hermanos, sobrinas y amigos. Las dos amigas con las que emprendería su aventura no pudieron conseguir los boletos para el mismo día así que este joven le toco viajar solo, siendo primera vez que salía fuera de su país, se preparo desde el principio para no llegar tan perdido a ese país Suramericano pero de seguro que los nervios se apoderaron de él más de una vez, y al mismo tiempo hacerlo en época decembrina fue como añadirle un poco más de nostalgia a toda la situación. Después de un vuelo directo desde el aeropuerto Internacional de Maiquetía  “Simón Bolívar” llego a la ciudad de Buenos Aires en Argentina,  país del tango, el mate y del gran Carlos Gardel. Su encuentro con este lugar fue especial, se sintió muy bien al ver lo hermosa que es la capital Argentina y supo que ahí se quedaría a vivir por un largo tiempo; con la ayuda de dos amigos que lo orientaron desde Venezuela ya estando ahí le explicaron más aun.img_4591

Vale la pena decir que desde que llego quiso sumergirse en la cultura de ese país y aunque tiene contacto con sus familiares y amigos sus amistades son en su mayoría argentinas. Son personas muy sociables y siempre es buen momento para tomar mate y comer una picada. La carne argentina es reconocida a nivel internacional y no es solo fama de verdad que su sabor es único en el mundo, los argentinos se han hecho especialistas en cocinarla.

Vale la pena decir, que este joven ha pasado por 4 trabajos, todos relacionados con restaurantes. Su primer trabajo lo consiguió en San Telmo, un lugar bastante turístico, y colorido, es el barrio más antiguo de la ciudad, en sus calles puedes ver personajes como Mafalda y Gaturro la atmósfera del lugar es bohemia y con su tango como música de fondo el lugar se hace encantador. Luego su segundo trabajo fue de camarero en el restaurante Guena Yunta por una semana. Atendiendo de cajero en un minimarket en el que tampoco duro mucho.

img_4584

De allí pues, que siguió buscando y consiguió en “Williamsburg” una hamburguesería muy conocida en Buenos Aires, ubicada en Palermo Soho, uno de los barrios más lindos de Caba, ahí comenzó como mozo por mes y medio y pudo crecer y surgir hasta llegar al cargo de encargado, estuvo trabajando unos 8 meses en el lugar, hasta que  se cambio  a “El comedero”, ahí lleva más de un mes y trabaja como gerente, es un lugar de cocina fusión latinoamericana y Raúl se siente muy bien, la pasa súper además que los sabores de la comida los siente parecidos a los de su amada Venezuela.

Es por ello, que nos recomienda aparte de la capital Argentina que encuentra especial, un pueblo llamado Chacabuco, en sus ratos libres intenta conocer la ciudad y su manera favorita de recorrerla es en bici, ver sus atardeceres y cada uno de sus paisajes. Le gusta probar y degustar las cervezas argentinas en especial las artesanales. Lo que más extraña de su país es poder ver y compartir con su hija de 4 años, poder estar con su familia y en su pueblo, el calor venezolano y sus olores. Desde que llego a Argentina no ha regresado a su país pero tiene pensado hacerlo muy pronto, seguro que cuando pueda volver a su país podrá abrazar y besar por horas a su hija,  comerse una arepa de desayuno con diablito y una malta fría, podrá recorrer las calles de San Felipe en bici o ir a las playas de Falcón y en su recorrido hasta ahí pasar por la refinería de El Palito.

img_4586

Un viaje para quedarse

Venezolanos por el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s