venezolanos por el mundo

Cambio de planes para Ana

Ana Rangel de 26 años de edad, de Mérida – Venezuela, trabajaba en una organización internacional de intercambios llamada AIESEC. Recién graduada como licenciada en estadística quiso aplicar por la misma organización para empleos fuera de Venezuela, hizo muchas solicitudes a diferentes países pero solo tuvo respuesta de México. Después de consultarlo con sus padres comenzó su búsqueda de boletos económicos, compró uno desde Bogotá y se fue en bus de Mérida a Cúcuta (ciudad colombiana en frontera con Venezuela), ahí tomó un vuelo hasta Bogotá y desde este destino fue que llegó a Ciudad de México en enero de 2017.

Llegó al apartamento de una amiga venezolana de la organización, hubo cambios en la empresa que había quedado seleccionada y no obtuvo el trabajo. Todo cambió para Ana, quedó al aire en un país que no conocía, se había mudado a Ciudad de México por ese trabajo y tenía poco dinero porque se suponía que al poco tiempo de llegar comenzaría a trabajar. Su apoyo fundamental en toda esta situación fue Sarai, su amiga venezolana que le dio hospedaje. Por medio de un familiar en Mérida pudo solucionar el problema en el que se hallaba, sin trabajo y sin dinero, pudo contactarse con otros venezolanos en la capital mexicana que trabajaban en una empresa de integración de datos y sistemas informáticos. Después de una entrevista de trabajo la contrataron como analista de información, aunque AIESEC le ofreció un nuevo trabajo Ana lo rechazó.

Enseguida buscó dónde mudarse para estar más cerca de su trabajo, consiguió por una página en internet una habitación en un apartamento con una señora y su mascota, ahí vive desde entonces.

A esta chica merideña lo que más le impresiona y le gusta de los mexicanos es su amabilidad, ha visto muy de cerca muchas muestras de amabilidad, nos cuenta que después de los sismos en la ciudad hay puntos de apoyo a los afectados en cada esquina, en varias ocasiones se ha perdido y le han pagado el taxi y hasta un café para que llegue tranquila a su casa, ¡los mexicanos sí que son amables en verdad!

Ha sido todo un desafío acostumbrase a la comida mexicana, cada vez que come fuera de casa pide que no tenga nada de chile picante o jalapeños, a pesar de todo le gusta comer tacos, sus favoritos son los tacos al pastor, las quesadillas, y las donas. Cada vez que puede visitar lugares de México, nos recomienda el santuario de las luciérnagas de Tlaxcala, las pirámides de Teotihuacán y el centro histórico de Querétaro.

Actualmente se dedica a trabajar, practicar la mandolina, ver películas y salir los fines de semanas con su novio y amigos venezolanos, aunque no puede regresar a su país porque está esperando su visa de trabajo, se siente tranquila porque desde México puede ayudar a sus familiares y amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s