Una Terapeuta en México.

Gladys Figueroa, una venezolana de 52 años de edad, oriunda de Tachira hizo gran parte de su vida en San Felipe (Yaracuy). Se propuso dirigir una empresa dedicada a terapias holísticas. Luego de 25 años de casada decidió divorciarse. Esta decisión la lleva a pensar, enfocar y dirigir sus miradas fuera del país.

Con previo estudio de veranos en Tlalnepantla – México, se especializa en Psicología de los sistemas y ya contando con un título profesional sus objetivos hacia el exterior se desarrollaron y concretaron. Pese a que dejaría en Venezuela a sus preciados hijos, nietos y demás familiares, recibió apoyo de todos ellos y emprendió su viaje. Tomó un vuelo Caracas – México en Mayo de 2014 llegando a la casa de una pareja de mexicanos que había conocido años atrás, se hospedó en su casa unos meses mientras se establecía. Al poco tiempo comenzó a trabajar como psicólogo para la empresa de sus amigos mexicanos, ellos mismos le ayudaron con el trámite para poder rentar un departamento y poder vivir sola. México no era un país desconocido para ella y su adaptación no fue tan complicada. Tal vez lo más arduo para ella fue acostumbrarse a vivir en un lugar tan grande y enorme como lo es la ciudad de México; recordemos que viene de una localidad pequeña, de un terruño yaracuyano y poder ubicar todo en tan metropolita urbe le costó un poco. Para ir de su casa al trabajo debía atravesar la ciudad y con la ayuda del GPS lograba no perderse.  En diciembre de 2015 volvió a Venezuela por varias semanas para la graduación de su hijo menor.

Regresa a México y, por otro largo tiempo vivió junto a dos venezolanas que trabajaban como terapeutas igual que ella, adquirió un carro y se mudó un año a Tijuana, ciudad fronteriza con San Diego. Estando allí recibió a algunos de sus hijos y nietos. Hace pocos meses decidió mudarse al Estado de México en compañía de sus familiares para mayor estabilidad y nuevas fuentes de ingreso. Actualmente sigue con las terapias individuales como psicólogo en Polanco y algunas empresas. Los fines de semana organizan talleres de crecimiento personal en diferentes ciudades de México y Estados Unidos.

Lo que más le gusta de México aparte de la comida, es la amabilidad de su gente, algo emocionalmente importante para un venezolano. Ella ha sido nómada en México, uno de los países más grandes de Latinoamérica, donde el Chile y los tacos gobiernan su gastronomía exquisita y autóctona. México es un país de grandes oportunidades para el viajero; sus paisajes, su gente y su legado histórico lo hacen ser una excelente opción. El ejemplo de Gladys es motivación para muchos que tienen sus miradas enfocadas en este lugar del mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s