Frontera de Tijuana

Tenemos dos semanas en Tijuana, es casi inevitable no querer pasar a Estados Unidos. Yo he estado en Miami pero mi esposo y mis hijos no, así que decidimos pasar y ver de qué se trataba. No es sencillo. Salimos temprano de la casa, era jueves, el sol lo podías sentir en la piel pero la brisa helada que nunca deja de correr borra cualquier intento de calor. Después de unos 5 minutos en uber recorriendo la ciudad llegamos a la garita de San Ysidro, primer paso a dar, los nervios se apoderan de mí, las personas nos van indicando el camino, no hay pérdida. De un lado se ven los carros y del otro las personas caminando, depende del día y de la hora que hagas este proceso puedes tardar horas, pero en nuestro caso debemos esperar unos 10 minutos en fila, según experiencia de mi hermano que ya ha pasado.

Como de costumbre en Tijuana los cantantes no faltan, se escucha música de fondo, una chica comienza a cantar, escucharla me distrae un poco y me ayuda a bajar la intensidad de mis nervios.

Ahora hay tres filas, para todos los viajeros, mexicanos y ciudadanos norteamericanos, corre rápido así que es nuestro turno, enseguida decimos que no tenemos permiso, es la primera vez que pasamos, nos indican que debemos pagar 6 dólares por persona, como estamos con niños nos dan prioridad y después de pagar nos entregan un papel que debemos dárselo al oficial de turno y explicarle el motivo de nuestra visita. Es una de las fronteras más transitadas del mundo, por eso tanto control, tener visa es uno de los requisitos indispensables pero no el único. Nos hacen pasar por separado, primero mi esposo y luego yo, tal vez para constatar que decimos la verdad, cuando es mi turno solo me preguntan qué haré del otro lado, mirándolo directamente a los ojos y con suficiente seguridad dije: “…quiero conocer San Diego y nos invitaron al zoológico”, tomaron mis huellas y me respondieron: “…su permiso ha sido aprobado…”, ¡uff! entregamos pasaportes y cada uno de los permisos, pasamos por los sensores de seguridad y al fin estábamos del otro lado, nos esperaban mi hermano y mi mamá. Revisé los permisos y nos lo aprobaron por 6 meses, podemos pasar cuando queramos.

Anuncios

Un comentario en “Frontera de Tijuana

  1. Luisa Subero dijo:

    Hay tanto que decir de Tijuana,B.C. vivi en esta ciudad por 5 años y alli nacio mi hija, es una “Cachanilla” asi le dicen a todos los que nacen en Baja California Norte. Tijuana me brindo muchas oportunidades pero tambien pase tragos muy amargos. Es una ciudad fea (como cualquier frontera) y con mucho riesgo de asalto y asesinatos por culpa del narcotafico, claro solo los que estan en ese ambiente corren con ese peligro sin embargo no todos estan a salvo. En 1998 cuando llegue a esta ciudad y durante los siguiente 5 años pude descubrir cuan amplia y diferente a la nuestra es la cultura mexicana, al principio rechazaba las comidas picantes y ahora muero por comer todo con chile. De Tijuana me vine a Estados Unidos, me traje a mi esposo y a una hija mexicana asi que en casa somos Mexico-Venezolanos, una mezcla entre Arepas y Tacos al estilo de Sinaloa estan siempre presente en nuestro menu. Gracias por escribir sobre Tijuana, en mi blog tambien tengo un espacio dedicado a esta ciudad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s